La aspirina, ¿el empaste del futuro?

La aspirina, solución contra la caries

¿Te imaginas poder reparar una caries mediante la popular aspirina? De momento se trata sólo de un ensayo, así que nada de pruebas rudimentarias en casa, pero lo cierto es que los empastes podrían tener los días contados a largo plazo. Un equipo de investigadores de la Universidad de Queen en Belfast (Irlanda del Norte) han descubierto que la aspirina es capaz de regenerar la estructura dañada en el diente por la caries.

Aspirina: el descubrimiento

La aspirina, solución contra la cariesLa investigación llevada a cabo por estos científicos en su laboratorio podría revolucionar la odontología. Al parecer han descubierto que el ácido acetilsalicílico, principio activo de la popular aspirina, puede estimular las células madre de los dientes, favoreciendo así la autorregeneración del mismo. La Dra. Ikhlas El Karim, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Queen, ha asegurado a la BBC que los esfuerzos se centran ahora en poder desarrollar «una terapia para que los dientes se puedan autoreparar”.

La caries es una de las principales causas del deterioro del esmalte dental. Hablamos de uno de los problemas bucodentales más comunes en todo el mundo. La formación de caries se produce a cualquier edad, aunque es más frecuente en niños, adolescentes y personas ancianas. Aunque el esmalte dental es el tejido más duro de nuestro organismo, también está expuesto a verse deteriorado o afectado. Si esto ocurre es necesario tratarlo para evitar patologías dentales mayores, por lo que te aconsejamos visitar tu clínica dental Valencia.

Los dientes poseen una capacidad regenerativa natural, si bien esta investigación con aspirina podría ser todo una revolución. Los resultados del estudio demuestran la capacidad del ácido acetilsalicílico para potenciar la función de las células madre. La evidencia de que podrían producir dentina contibuiría a la autorreparación de las estructuras del diente.

¿Adiós a los empastes?

Todavía es pronto para garantizar el adiós de los empastes. La doctora El Karim habla de una desaparición «gradual» en función de la evolución de esta investigación. El siguiente paso, ahora, será desarrollar una fórmula con expertos en farmacología para aplicar la investigación en un fármaco. Y es que aplicar directamente la aspirina sobre el diente no sería eficaz. El medicamento sería arrastrado por los alimentos y líquidos que ingerimos.

Los expertos hablan de una manera científica comprobada que próximamente será publicada. Una de las grandes ventajas a su favor es que trabajan con un medicamento ya aprobado. Así, los ensayos en seres humanos para comprobar su eficacia podrían completar con mayor rapidez de lo habitual.

 

Estudio sobre la lactancia materna prolongada y la caries

Lactancia materna prolongada

¿La lactancia materna prolongada provoca caries dentales en los niños? Hablamos de uno de los debates, sobre salud bucodental infantil, que más controversia ha despertado los últimos años. Recientemente, la Australian Research Centre for Population Oral Health de la Universidad de Adelaida (Australia) ha realizado un estudio al respecto. La conclusión no deja indiferente a nadie. Según la investigación, la lactancia prolongada sí aumenta el riesgo de caries dentales por varias razones que veremos. Por ello, si bien recuerda sus grandes beneficios, insta a los padres a tomar los pertinentes mecanismos de prevención.

El objetivo del estudio era claro: conocer la relación existente entre la duración de la lactancia materna y el riesgo de caries en la dentición primaria. Los investigadores han analizado un total de 1303 niños del sur de Brasil, tal como indica la revista Pediatrics, de la Academia Americana de Pediatría. Se recogieron datos sobre la lactancia materna desde el nacimiento hasta los 3, 12 y 24 meses de edad. A su vez también analizaron información referente a consumo de azúcar a los 2, 4 y 5 años.

El estudio arrojó los siguientes resultados:

  • A los 5 años de edad, la prevalencia de caries dentales severas fue del 23,9% en los niños con lactancia materna más allá de los 24 meses. La investigación revela que tienen un riesgo 2,4 veces mayor que aquellos que fueron amamantados hasta los 12 meses de edad. Por tanto, y según este estudio, sí incrementa el riesgo de sufrir caries severas a los 5 años.
  • La lactancia materna entre los 13 y los 23 meses (hasta los 2 años) no presentó efectos sobre la caries dental. De este modo, no se constata que existe riesgo de sufrir caries si no se supera este periodo.

No obstante existen diversas versiones respecto a la lactancia materna prolongada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. A partir de ahí y hasta los dos años o más considera positivo combinarlo con complementos alimenticios sólidos. Además asegura que el amamantamiento debe hacerse «a demanda» día y noche. Esto último podría suponer un factor de riesgo de caries en los niños como veremos a continuación.

Lactancia materna prolongada: factores de riesgo de caries en los bebés

La relación o no entre la lactancia materna prolongada y las caries requiere de nuevos estudios. Aún con ello, la prevención es el mejor tratamiento para garantizar la salud oral del bebé. La leche materna no causa caries por sí sola. Más bien se trata de la correcta higiene bucodental para prevenir su aparición.

Entre los factores de riesgo de caries en edades tempranas destacamos:

  • La exposición frecuente y prolongada de alimentos que contienen azúcar. Una rutina habitual es acostar al bebé en la cama con el biberón o incluso emplearlo como chupete. En el caso de la leche materna también, ya que contiene azúcar. Los niños se duermen con el alimento en la boca y desciende el flujo de saliva. Es en esta situación cuando los dientes son más vulnerables a sufrir un ataque bacteriano.La recomendación en este caso es realizar una limpieza diaria, a ser posible tras las tomas. Con pasar una gasa húmeda por las encías del bebé será suficiente para prevenir su salud bucodental.
  • Algunos especialistas afirman que en los primeros 15 minutos tras la lactancia materna aumenta el nivel de bacterias en los dientes.
  • La saliva es un transmisor de las bacterias, por lo tanto evitar llevarse la cuchara del bebé a la boca o limpiar el chupete en tu propia boca.
  • Existe un mayor riesgo de caries dental cuando el bebé no recibe la cantidad suficiente de flúor. Beber agua fluorada es una alternativa válida. También cepillarle los dientes tras la primera dentición con pasta fluorada con una cantidad inferior a un grano de arroz.