Gingivectomía: todo lo que tienes que saber

La gingivectomía es una técnica que ofrece grandes resultados estéticos. Se utiliza para casos de dientes cortos, dientes con los arcos de la encía a diferente altura, fracturas dentales por debajo de encía, problemas periodontales, sobrecrecimiento de encías y/o la llamada sonrisa gingival.

Este procedimiento consiste en recortar ligeramente la encía de los dientes. La gingivectomía permite modificar la forma de la encía o cambiar la altura de los dientes. ¿Con qué fin? Para que parezcan más largos. Consiste en dar una forma más simétrica y bonita a las encías eliminando el exceso de encía que rodea a una pieza dental. Por tanto, esta técnica nos permite conseguir grandes logros con un simple festoneado de la encía.

Gingivectomía: ¿En qué casos se requiere?

Este tratamiento dental se recomienda fundamental en tres casos. Habitualmente se realiza en aquellas personas donde la encía oculta más parte del esmalte del diente de la necesaria. Una solución estética cuando la erupción de las piezas definitivas no se produjo de forma adecuada. Por ello hay que contornear los márgenes de la encía para conseguir una proporción idónea de los dientes.

También es común cuando el paciente destaca por la llamada sonrisa gingival. Es decir, se produce un sobrecrecimiento del hueso maxilar superior. En este caso la gingivectomía mejora la estética de la sonrisa, pero también habrá que recurrir a la cirugía ortognática, una intervención realizada por el ortodoncista junto con un cirujano maxilofacial.

Este procedimiento se realiza también en pacientes con agrandamiento de la encía tras un tratamiento de ortodoncia.

¿Cómo se realiza una gingivectomía? 

Gingivitis antes y después
Antes y después.

Esta pequeña intervención se puede realizar con bisturí eléctrico o  láser o mediante una pequeña escisión y supresión del tejido de la encía. Así, conseguiremos que estéticamente nuestra sonrisa luzca mucho más bonita al eliminar el exceso de encía que cubre uno o varios dientes. Para ello, le daremos una forma natural, redondeada y sin signos de inflamación. En algunas ocasiones, el uso de esta técnica puede ir acompañado de un remodelado óseo. Gracias a éste lograremos que la encía vuelva a crecer. Por ello, para un mejor diagnóstico, será el dentista quien valore el camino a seguir.

Si se opta por este tratamiento, la intervención se realizará con anestesia local y en muchas ocasiones sin puntos de sutura o con puntos de sutura muy finos. Además, la cicatrización después de la gingivectomía es muy buena, ya que el área se cubre con cemento periodontal. De modo que, pasadas unas horas, el paciente puede realizar su vida normal, sin problemas. Pide cita online o llámanos y estudiaremos tu caso. ¡Te esperamos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *